miércoles, 21 de abril de 2010

Época prehispánica

En la época prehispánica, la discriminación se daba entre los grupos incas que se rebelaban a la expansión del imperio inca, el Tahuantinsuyo, y al nacimiento de este. Uno de estos grupos incas rebeldes fueron los Chancas. Por ello, surgió una guerra entre los incas y los Chancas. Debido a esto, los Chancas eran segregados, de la expansión pacifica y eran incluidos hacia una expansión violenta. Este era el tipo de discriminación que recibían los Chancas por parte de los Incas.

En un principio, los habitantes del imperio incaico que se estaban expandiendo, el método que estaban tomando era expandirse pacíficamente, mediante de la redistribución, minka y la mita. Sin embargo, los ayllus que no querían ser parte de la expansión eran conquistados mediante la violencia (guerra)[1].

La cultura Chanca se encontraba ubicada en la cuenca del río Pampas, provincia de Andahuaylas, habitándose en el Norte del Cuzco. Estos tenían varios ayllus, al igual que los Incas, y estaban divididos en dos grupos: Hanan (arriba) y Húrin (abajo), formaban un pueblo de carácter indomable y belicoso[2].

Los chancas surgieron durante el momento de la retirada de los Huari, en el cual las ciudades fueron dejadas por una pequeña población, los cuales se ubicaban en las zonas altas de los cerros, siempre y cuando el terreno fuese adecuado y este lo permitiera. Fue dificultoso identificar su organización política y sus principales centros de cultura, debido a que el estilo que esta cultura tenía con respecto a su estilo cerámico tendía a confundirse con el del Inca inicial y con otros estilos locales[3].

Luego de las investigaciones acerca de los chancas, no se pudo descubrir e investigar mucho. Para los investigadores, la importancia de estos consistió en que obligaron a los Incas a desarrollarse con respecto a su organización política y de expansión, ya que los Incas estuvieron planeando extenderse de sus fronteras mediante las alianzas y redes de poder con la cual estos contaban[4].

Según los relatos de los cronistas, aseguraron que los Chancas, durante el proceso de expansión, conquistaron a los Quechua, grupo que se encontraba aliado con los Incas, decidiendo atacar junto a los liderados por Viracocha. Tras este ataque de la fuerte confederación Chanca sobre el Cuzco, obligó a Viracocha y a un sucesor designado por él para encargarse de la defensa de la ciudad Cusi Yupanqui. El Inca, que se encontraba refugiado en una fortaleza cerca de Calca enfrentándose a los Chancas fue el hijo no heredero de Viracocha, el cual logró que las piedras cobraran vida y ayudaran al triunfo militar de los Incas. La inesperada victoria de los defensores animó a otras tribus a aliarse con los Incas para poder enfrentarse a los Chancas, logrando su derrota. Yupanqui, hijo no heredero de Viracocha fue el vencedor de esta batalla coronándose como Inca y cambiando su nombre por el de Pachacútec[5].

Luego, de la derrota de los chancas, se le atribuyó al Inca un templo que era dedicado únicamente al Sol, además se le atribuyó la reforma del Cuzco y su estructuración como Ciudad. Con respecto al ámbito militar, se emprendió la consolidación y expansión de los dominios territoriales. Sus primeros objetivos se basaron en asegurar las cercanías del Cuzco, controlando las provincias sureñas. Una vez controlado gran parte de los territorios, decidió mandar a matar a los jefes Chancas para evitar posibles ataques, por esa razón estos huyeron a la selva oriental para no ser atrapados y asesinados[6].


[1] Cfr. Enjoy Machu Picchu (2010)
[2] Cfr. Eumed (2010)
[3] Cfr. Educared (2009)
[4] Cfr. Arte y historia (2009)
[5] Cfr. Arte y historia (2009)
[6] Cfr. Arte y historia (2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario